Amortiguadores, ¿Cuándo cambiarlos?

Los amortiguadores proporcionan confort en la conducción pero también representan una garantía de seguridad puesto que ayudan a controlar el vehículo.                                Son considerados uno de los tres componentes esenciales del llamado “Triángulo de la seguridad”, junto a los neumáticos y los frenos. Te explicamos que síntomas indican que deben ser revisados o cambiados.

Vibración del volante

Los amortiguadores son responsables de una buena sujeción a la carretera, si están defectuosos producen un bamboleo constante del volante debido a que las ruedas rebotan constantemente, pudiendo incluso despegarse de la carretera. En estos casos el vehículo se comporta de manera imprecisa e inestable. Esto supone un riesgo que debe ser subsanado lo antes posible.

Desgaste de los neumáticos y aumento de la distancia de frenado

El desgaste prematuro de los neumáticos puede indicar un mal funcionamiento de los amortiguadores. Los neumáticos pueden llegar a reducir su vida útil en un 20% por unos amortiguadores en mal estado. Unos neumáticos desgastados unidos a una amortiguación defectuosa pueden aumentar la distancia de frenado de forma considerable (3 metros más para un coche que circula a 100km/h).

Duración estimada de los amortiguadores

Su duración estimada es de 60.000 kilómetros. Las pruebas han demostrado que estos elementos se deterioran de manera perceptible a esta cantidad.  La sustitución de estas piezas desgastadas puede mejorar las características de  seguridad, manejo y confort.

Diagnostico sencillo

Existe una prueba manual muy sencilla que los conductores pueden realizar ellos mismos para comprobar en qué estado se encuentran los amortiguadores. Consiste en presionar sobre el capó del vehículo y luego aflojar la presión. Si ante ello, el vehículo oscila solo una vez significa que funcionan correctamente pero en el caso de que se produzca más de un rebote, los amortiguadores podrían estar desgastados y deben ser revisados por un mecánico.